Saltar la navegación

Tiempo atmosférico y clima

Las personas dependemos en gran medida del tiempo atmosférico, guardamos una relación ecológica con el medio donde vivimos.

El tiempo que hace en el lugar donde habitamos influye en nuestras decisiones diarias y en los proyectos que tenemos: dónde vamos, cómo vamos, qué nos ponemos, si viajaremos, si regaremos el campo, si sacaremos a pastar al ganado, si tendremos ocio al aire libre, si los transportes podrán desplazarse de un lugar a otro, etc.

Imagen de un ambiente con lluvia
Banco de imágenes y sonidos (INTEF). Lluvia (CC BY-NC-SA 3.0)

Para definir el tiempo que hace en un determinado punto del territorio atendemos a diversos elementos que indican el estado de la atmósfera, la temperatura o las precipitaciones, entre otros. Este tiempo atmosférico del que hablamos no es idéntico cada día, pero la sucesión de una serie de tiempos de forma prolongada conforma una categoría mayor, el clima.

El clima, además de intervenir en la vida de las personas, condiciona la vegetación que puebla una región.

Para reconocer el clima de un lugar se necesitan conocer las condiciones de sus tiempos atmosféricos durante un periodo prolongado de años, como promedio se utiliza una serie de 30 años según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

A la hora de estudiar estos contenidos cabe matizar la distinción entre Climatología y Meteorología.

Climatología

Es la ciencia que estudia el clima. Desde una perspectiva geográfica, estudia la sucesión de tiempos en un lugar determinado en base a un periodo de muchos años.

Meteorología

Es aquella ciencia que estudia los meteoros (fenómenos atmosféricos) en un momento determinado. Es decir, estudia la parte física de la atmósfera (el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos producidos y las leyes que lo rigen).

El estudio de la atmósfera se basa en conocer una serie de variables como la temperatura, la humedad, la presión atmosférica, el viento, la radiación solar o las precipitaciones.

Cantidad de radiación solar recibida por la superficie terrestre. Según la orientación de las laderas, la mayor o menor incidencia de los rayos solares nos lleva a diferenciar la solana y la umbría, con características biogeográficas diferenciadas.

Fuerza que ejerce el aire atmosférico por unidad de área sobre la superficie terrestre. Se mide con el barómetro, en milibares (mbar) o hectopascales (hPa) y se representa en los mapas mediante isobaras. La presión normal a nivel de mar es de 1013 milibares y tiende a disminuir cuanto mayor es la altura de un lugar.

Grado de calor que posee el aire en un momento y lugar determinado. Depende de factores como la insolación, la latitud o la altitud. Varios son los registros que interesan, tanto en lo que se refiere a las medias (absolutas, de las mínimas o de las máximas) como a los valores extremos (mínimos y máximos), ya sean diarios, mensuales o anuales. Se mide en grados centígrados con el termómetro.

Sucesión habitual de los estados atmosféricos o tipos de tiempo en un lugar o región determinada durante un periodo temporal amplio. Supone un análisis estadístico de distintas variables atmosféricas (temperaturas y precipitación, entre otras) recopiladas durante periodos de al menos 30 años. La climatología es la ciencia que estudia el clima.

Instituto Geográfico Nacional Asociación Española de Geografía Grupo de Trabajo Didáctica de la Geografía de la AGE Instituto Interuniversitario de Geografía. UA Atlas Didáctico del IGN

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0) © Instituto Geográfico Nacional Atlas Didáctico del IGN Síguenos en: Facebook Twitter Instagram Pinterest Youtube RSS